¿Tenía razón Font de Mora?

Posted on 3 febrero, 2011 por

0



En septiembre de 2009, el Gobierno aprobó el Plan Escuela 2.0, una medida que preveía en los meses posteriores distribuir ordenadores portátiles entre, aproximadamente, 400.000 alumnos de 5.º de Primaria de toda España. El desarrollo del Plan se realizó mediante convenios entre el Ministerio de Educación y las regiones, estableciéndose también que el coste de las computadoras se financiaría al 50% por cada una de las partes. En las siguientes semanas, el gobierno firmó acuerdos con Andalucía, Aragón y Asturias, entre otras comunidades autónomas. Sin embargo, algunas se opusieron al plan ‘digitalizador’.

Fue el caso de la Comunidad Valenciana. El Conseller de Educación de la Generalitat Valenciana, Alejandro Font de Mora, anunció en una rueda de prensa posterior el rechazo de la Comunitat al Plan Escuela 2.0. Entre sus argumentos, además de razones económicas, pues afirmó que “los 125 euros que pone el Gobierno central para la financiar la compra de cada ordenador “no supone el 50% del coste real”, expuso también consecuencias nocivas para la salud visual de los escolares: “el ordenador de Zapatero puede provocar la miopización de muchos niños”. Como fundamento a este argumentó, se basó en un informe elaborado por la Fundación Oftalmológica del Mediterráneo (FOM), órgano dependiente de la Generalitat.

El informe, al que ha tenido acceso Homo Digitalis, redactado por Isabel Cid, especialista en oftalmología infantil, y Amparo Navea, directora médico del FOM, se ofrece una revisión bibliográfica sobre los efectos potenciales” del uso continuado de portátiles. Se trata de un pronóstico de las consecuencias que podrían derivarse del Plan Escuela 2.0, puesto que todavía no existen investigaciones concluyentes, una idea reflejada en el informe.

El texto advierte posibles dolencias como fatiga visual, dolor ocular, pesadez de ojos, sequedad ocular, visión borrosa, visión doble, espasmos del párpado o dolor de cabeza entre otras posibles consecuencias. Apunta, además, como causa de estos problemas a la disminución del número de parpadeos mientras los niños mantienen la vista en la pantalla, la exposición prolongada tras un cambio miópico o cuando se pone atención en objetos o letras pequeñas en el monitor.

Por todo ello, cabe preguntarse: ¿Tenía razón Font de Mora con su tajante declaración?

Alejandro Amias, especialista en Oftalmología, considera que pueden producirse problemas “derivados de la posible desecación de la superficie ocular por la disminución del ritmo de parpadeo”, aunque matiza que “no existe una demostración científica fehaciente de que las pantallas de ordenador afecten de forma grave a la visión”. Por su parte, el doctor Emeterio Orduña, doctor en Oftalmología, destaca que “hay una certeza popular de que los ordenadores estropean la vista, pero no es verdad, aunque sí es cierto que pueden empeorar síntomas de ojo seco, como la sequedad, y aumentar ligeramente la miopía, pero es por el exceso de fijación en visión en elementos próximos, algo que también ocurre con la lectura”. Joaquín Barraquer, catedrático de Cirugía Ocular, también se pronuncia en términos de “certeza popular” o “creencia médica” y considera una “aprensión banal” la preocupación de la sociedad sobre los presuntos efectos nocivos del ordenador en la salud ocular.

Además, un informe del equipo de médicos de Fisterra Salud, especialistas en Medicina de Familia, Medicina Preventiva y Salud Pública elabora una clasificación de mitos y realidades en la oftalmología, donde consideran “mito” el efecto nocivo del ordenador sobre la visión, pues, según el texto, “aunque el uso del ordenador se asocia con la fatiga visual, no daña a los ojos”.

También hay posturas totalmente contrarias a la afirmación de Font de Mora, como la del doctor Jorge Alió, director médico de la corporación oftalmológica Vissum y catedrático de Oftalmología, quien asegura que el uso de los ordenadores ayuda a estimular la visión: “las nuevas tecnologías y sus pantallas se utilizan en el tratamiento del ojo vago en los niños porque permiten la percepción de colores y de formas, además del seguimiento de tareas de un modo más controlable”. El doctor Alió defiende el uso del ordenador por parte de los escolares, puesto que asegura que “no hay que tener miedo a que lo utilicen, sino que, cuanto antes se vea expuesto a uno y a los juegos que puede desarrollar con el aparato, mejor, siempre con equilibrio”.

De las distintas declaraciones de expertos en la materia se deduce que el uso de los ordenadores, aunque produce síntomas como la fatiga o la sequedad ocular, no daña la vista, por lo que la argumentación de Font de Mora no es del todo acertada.

Frente a la prohibición total o parcial del uso del ordenador por parte de los niños, algunos colectivos como  la Fundación Jorge Alió abogan por aconsejar a los pequeños sobre el tiempo adecuado para no cansar su vista y, además, recomiendan algunos ejercicios visuales, como alternar la vista entre la pantalla y objetos lejanos, para evitar mareos o dolores de cabeza.

Anuncios
Posted in: # Número 1, HD Salud