El cazador no encuentra su presa: la Ley Sinde y Seriesyonkis

Posted on 4 marzo, 2011 por

4



En una persecución, tan importante es la habilidad del perseguido para escapar, esconderse y huir, como la velocidad, la insistencia y el empeño del cazador, de aquél que quiere eliminar al que huye. Durante el último mes, el internauta español ha asistido a una de las persecuciones con más repercusión mediática de la Red. Los protagonistas: la famosa Ley Sinde y la página web Seriesyonkis.com, conocida por albergar una gran cantidad de series de ficción completa y ser el portal digital español con mayor número de visitas.

El pasado 15 de febrero, el Pleno del Congreso aprobó la Ley de Economía Sostenible con 323 votos a favor de PP, PSOE y CiU; 19 en contra de ERC, ICV, UPyD PNV, BNG y CC; y una abstención.

Este texto legislativo incluye una serie de medidas en contra de las páginas web que ofrecen enlaces con contenidos protegidos con derechos de autor para descarga directa. Con este paquete de directrices -conocido como Ley Sinde, nombre que se le ha concedido popularmente por el apellido de la ministra de Cultura, Ángeles GonzálezSinde– se permite el bloqueo o cierre en un plazo de 15 días de estos portales digitales. Uno de los principales sitios afectados en la Red es Seriesyonkis.com, que alberga una gran cantidad de series de ficción con posibilidad de visión online o acceso a la descarga directa de capítulos. Esta web recibe mensualmente una media de tres millones de visitas, por lo que la noticia sobre su posible cierre, anunciada antes de la aprobación de la Ley de Economía Sostenible, ha traído toda serie de consecuencias y protestas.

En diciembre, Seriesyonkis y otras páginas de temática similar, como Cinetube.es, cerraron durante un día como acto de protesta ante la Ley Sinde y como reclamo para captar apoyo. Su mensaje estaba claro: “Si se aprueba la Ley Sinde, esta página desaparecerá. Internet será una tele más, al servicio del poder. Por la libertad de expresión en la Red, no a la censura. No a la Ley Sinde. No al cierre de webs”. La propia dirección de Seriesyonkis expresó su deseo de defensa de la libertad de información, abogando “por un medio de comunicación libre, respetuoso, responsable y limpio, creado por y para los usuarios”.

Las protestas y el significativo apoyo de la comunidad internauta española no sirvieron para frenar el avance del nuevo texto legislativo, la Ley Sinde, por lo que a la dirección de Seriesyonkis nos les quedaba otra salida que alargar su agonía o buscar algún recoveco en el sistema legislativo español por el que esconderse y sobrevivir. Y lo encontraron.

Una curiosa y efectiva transformación

Seriesyonkis se convertirá en Red Social. De hecho, desde hace escasamente un mes la dirección está probando la versión beta de la nueva página con algunos usuarios ‘privilegiados’, a la que sólo se puede acceder con invitación. El objetivo de esta transformación es convertirse en una comunidad cibernética como Facebook o Twitter, donde los usuarios registrados puedan compartir información y opiniones sobre las series que ven. Al mismo tiempo, podrán recibir avisos de los nuevos capítulos que estarán disponibles en la Red y elaborar una especie de calendario para gestionar su propio seguimiento de las series que les gusten.

En principio, la dinámica del nuevo sitio de Seriesyonkis guardará considerables similitudes con Twitter. Los usuarios emitirán mensajes, llamados yonks, con un límite de 160 caracteres y con posibilidad de réplica, a través de los cuales se expresarán opiniones y se comentarán los capítulos de las distintas series de ficción.

¿Por qué estará protegida Seriesyonkis como una Red Social? Porque una Red Social es un portal Web donde prima la libertad de expresión e información. Si el Ministerio de Cultura ordenara el cierre de una Red Social, incurriría en un acto delictivo y anticonstitucional, pues atentaría contra dos derechos fundamentales.

El abogado Javier de la Cueva, especializado en Derecho Civil, asegura que lo que se intenta con la Ley Sinde es “quitarse de encima a los jueces, que son los que han venido a decir que los enlaces no vulneran la propiedad intelectual, al tiempo que se crea una comisión del ministerio de cultura que será, en el futuro, la que tendrá las competencias para decidir si una Web vulnera o no la propiedad intelectual o si lleva a cabo un perjuicio patrimonial”. Según este letrado, “el peligro de esta ley radica en que no deciden los jueces, sino el propio Ministerio de Cultura. El enlace no puede suponer una vulneración de la propiedad intelectual, por tanto, lo que deberían hacer es una modificación de la propiedad intelectual”.

Existen otras voces partidarias de esta visión, aunque más contundentes. Es el caso del abogado especializado en Derecho Civil y Penal Gonzalo Botas, para quien la Ley Sinde  “además de inconstitucional, promueve y santifica el delito”. Según Botas, en la disposición final de la Ley de Economía Sostenible, donde se incluye la Ley Sinde, existen dos aspectos clave: la obligación de ceder datos de carácter personal a un organismo administrativo y la creación de un órgano administrativo indeterminado, con facultades para cerrar páginas webs. “Esto choca frontalmente con la normativa de protección de datos a nivel nacional y europeo, además, este acceso de datos sería un acto delictivo, puesto que no se puede proceder a esa cesión de datos sin previa orden judicial”. Sobre la comisión que se creará en el Ministerio de Cultura para determinar la ilegalidad de las páginas de enlaces, Botas destaca que “contraviene preceptos reflejados en la Constitución como la tutela judicial efectiva, o la prohibición de tribunales de honor, entre otros”.

Anuncios