Ventana abierta a la accesibilidad

Posted on 3 abril, 2011 por

0



Una de las funciones que cumplen las nuevas tecnologías es facilitar la vida de los discapacitados y conseguir su integración en la sociedad. Desde las herramientas de accesibilidad de Windows, como el teclado en pantalla o el ampliador, han sido muchos los avances en materia tecnológica que contribuyen a que los invidentes tengan las mismas oportunidades que el resto, gracias a aparatos ópticos (lupas dobles y triples), máquinas (Perkins, Braille’n Speak) o dispositivos electrónicos como iPods, iPads o iPhone. También las personas con discapacidad auditiva ven en la informática una forma de comunicarse con los demás, de manera sencilla y directa a través de programas como Skype o Svisual.

Sonia Collado, durante una clase de formación./ Daniel Gonzálvez

La adaptación y accesibilidad de las tecnologías de la información y comunicación para su utilización por parte de las personas con ceguera y deficiencia visual, recibe el nombre de tiflotecnología. El término engloba todos los aparatos destinados a este fin como los teclados o líneas braille, los conversores de texto y toda una serie de dispositivos similares. Una de las organizaciones que fomenta esta tecnología y enseña a utilizarla es la ONCE, que a través de su Centro de Investigación, Desarrollo y Aplicación Tiflotécnica (CIDAT) pone estas herramientas, así como diferente software, a disposición de los usuarios permitiendo descargarlas de la web de manera gratuita. Empresas como Apple también tienen un gran compromiso con la accesibilidad, gracias al cual se incorporan nuevas aplicaciones y usos, como añadir voz a los dispositivos electrónicos o el manejo con gestos. Gracias a estas herramientas se ha avanzado mucho en el compromiso de que las personas con discapacidad tengan igualdad de oportunidades así como en su acceso a la información y la comunicación.

Una de las encargadas de dar a conocer y explicar el funcionamiento del ordenador y toda una clase de dispositivos adaptados a los invidentes es Sonia Collado, instructora tiflotécnico de la ONCE. Sonia explica que “se trabaja diariamente en clases individuales con personas ciegas intentando hacer lo estándar accesible, por ejemplo, enseñando a los usuarios a manejar el teclado convencional, en lugar de comprar aparatos específicos, más caros”. Manifiesta que esto es posible “siempre y cuando realicen un curso previo de mecanografía”, requisito indispensable, según Sonia. Para ello, dedica varias horas por las tardes con alumnos de diferentes edades, desde niños hasta personas de 60 años. El manejo del ordenador es algo básico en este aprendizaje, sobre todo en el caso de los niños, a los que se les introduce cuando ya dominan las herramientas básicas de escritura. “Un niño que ve, puede coger revistas y periódicos para buscar información, mientras que en el caso de uno con problemas de visión, esto no es posible, y por este motivo, les enseñamos a utilizarlo obligatoriamente desde pequeños”, asegura Sonia. Con esta finalidad, la ONCE ofrece cursos de braille online para dominar este lenguaje con ayuda de la Red.

Sonia enseña a una de sus alumnas el manejo del ordenador./ Daniel Gonzálvez

La herramienta más común con la que trabajan las personas ciegas es JAWS, un software de lectura de pantalla, que no sólo lee un documento sino que permite hacer lo propio del ratón (abrir y cerrar ventanas, minimizarlas) sólo con el teclado, y en el que una voz te indica la tarea que has realizado. Uno de los más conocidos es Loquendo,  capaz de leer cualquier texto gracias a un amplio abanico de más de 30 idiomas con 70 voces. En esta misma línea, hace poco se desarrolló en freeware un proyecto de lector de pantalla gratuito (NVDA), muy similar a JAWS, pero de acceso totalmente gratuito, el cual fue elegido proyecto del mes de marzo 2011 por SourceForge. Debido a su elevado precio (un JAWS cuesta unos 800 euros), muchos de estos sistemas están financiados por las instituciones, como la Generalitat Valenciana, que todos los años convoca ayudas para la compra de material específico para personas con discapacidad. Otra institución que apuesta por la accesibilidad es el ayuntamiento de Zaragoza que cuenta con el programa ReadSpeaker, el cual permite que su página web hable. En el caso de la prensa online se están empezando a implantar sistemas accesibles, destacando el sintetizador de elmundo.es que reproduce fielmente el contenido de las noticias.

En las clases de tiflotecnología, los alumnos aprenden a manejar las distintas herramientas accesibles./ Daniel Gonzálvez

Otra de las asociaciones que trabaja por la integración de estos colectivos es la Asociación de Personas Sordas de Elche (Apesoelx) que cuenta con cerca de 100 usuarios con discapacidad auditiva, quienes para comunicarse a través de la red utilizan programas de video-llamada como Skype, que permite transmitir mensajes gestuales a cualquier parte del mundo descargando el software mediante el que se establece la comunicación de manera gratuita. Santi Espinosa, mediadora social de esta asociación, destaca que “antes de la existencia de estas herramientas tecnológicas, los usuarios se refugiaban en la asociación, mientras que ahora pueden comunicarse más fácilmente con los demás”. Espinosa comenta que “hace tiempo se utilizaban servicios de video-interpretación como Svisual, que hace posible la conexión de audio y video a tiempo real, a través de un video-intérprete mediante un ordenador con webcam, un teléfono móvil 3G o una videocámara. Esta mediadora social reconoce que en la actualidad “ya no se usa tanto y se opta por comunicarse directamente a través de Internet”. Apesoelx, junto con la Federación de Sordos de la Comunidad Valenciana (Fesord), ha impartido cursos de formación específica en lengua de signos, así como servicios de apoyo educativo, social y cultural. El desarrollo de las nuevas tecnologías y el trabajo de estas asociaciones, que luchan cada día para conseguir la integración de las personas con algún tipo de discapacidad, permiten superar barreras y abrir una nueva ventana a la accesibilidad.

Despiece: Libros accesibles

Anuncios