Redes sociales: peaje hacia el poder

Posted on 15 junio, 2011 por

3



Los políticos se han instalado en las redes sociales. Esto ha quedado demostrado en las últimas elecciones autonómicas y municipales, en las que los diferentes partidos se han servido de ellas como escaparate para mostrarse a los votantes de una forma sencilla y directa, como parte de su estrategia comunicativa. Son muchos los que están presentes en ellas, aunque no siempre las han sabido utilizar correctamente, pese a los debates de los candidatos con los usuarios que han tenido lugar en Tuenti y Youtube. Para determinar la eficacia que han tenido en las elecciones, hay que analizar quienes las ha manejado mejor, cómo se han utilizado y, sobre todo, si han tenido incidencia en los resultados.

Gracias a las redes sociales se ha despertado el interés por la política en los ciudadanos. Lo demuestra una encuesta elaborada por el portal conZumo.com, que revela que 7 de cada 10 internautas han usado Internet para informarse de las pasadas elecciones, esto es, el 71% de ellos, que acceden a los medios de comunicación online. Casi la mitad de los encuestados han accedido y participado en blogs y foros políticos y, dentro de este  porcentaje, un 33% participa activamente expresando sus opiniones políticas. Los datos también muestran que un 88% valoran positivamente las redes sociales como herramienta para las campañas electorales, aunque sólo un 41% son seguidores de partidos políticos o de candidatos en Facebook. Sin embargo, son optimistas en lo referente a estas redes, ya que un 64% creen que los candidatos hicieron un buen uso de ellas.

Pese a ello, uno de los errores principales es que muchos dirigentes políticos no leen lo que escribe la gente en su ‘muro’ o ‘tablón’, no se molestan en contestar y, en definitiva, se toman Facebook y Twitter únicamente como canales de emisión de contenidos. Un estudio realizado por Alianzo y Metroo demuestra que ni siquiera los políticos que tienen más tirón en las redes sociales, (aquellos que tienen más seguidores), prestan atención a lo que los ciudadanos les dicen. Por si esto fuera poco, muchos de ellos, una vez finalizada la campaña, dejan de actualizar sus perfiles y algunos incluso abandonan su cuenta personal. Esto supone un fracaso en la estrategia comunicativa que evidencia que las redes sociales sólo interesan a los políticos de cara a las elecciones. Javier Celaya, fundador de dosdoce.com considera que la manera de comunicar en las redes sociales es diferente a los medios tradicionales y que muchos partidos, por desconocimiento, “cometen el error de cortar y pegar el mismo mensaje en todas las plataformas, lanzándolo de manera masiva como en una página web”. Según su criterio, “deberían tener claro qué se quiere transmitir, ya sea la visibilidad del candidato o dar a conocer el programa electoral y, en función de ello, orientar el mensaje de una forma u otra”. Este experto sentencia que a raíz del movimiento 15-M “las redes sociales han sido una herramienta clave y única, de las cuales los partidos aun tienen mucho que aprender”.

Esta opinión es compartida por Jordi Pérez, experto en comunicación política y opinión pública, quien asegura que “la comunicación política se ha convertido en la actualidad en propagandística y unidireccional”. En este sentido, cree que los procesos comunicativos actuales “están dirigidos por las organizaciones, buscan respuestas prefijadas, son cerrados y huyen de la participación democrática”. Sin embargo, piensa que las redes sociales han tenido incidencia en los resultados de las pasadas elecciones, gracias en gran parte al movimiento 15 M que, según afirma, “ha aumentado el voto blanco y nulo”. Opina que “su utilización ha sido fundamental, tanto para la aglutinación de voluntades, como para la consolidación e información posterior”. Y considera que partidos minoritarios como Compromís “han hecho una excelente utilización de las redes, en gran parte porque su ostracismo en los medios tradicionales les ha obligado a ello”.

Pero, ¿quién las ha utilizado mejor? Según se desprende de un estudio elaborado por ‘Ketchum Pleon’ sobre la presencia en los medios sociales de cabezas de lista para las pasadas elecciones regionales, Facebook es la red social preferida por los candidatos españoles, ya sea a través de perfiles personales o páginas de fans. Sin embargo, sólo un 58% tiene una cuenta en Twitter. Pero en cualquiera de estas redes, hay casos en los que el propio candidato gestiona su perfil y en otros es ayudado por sus equipos para mantener un contacto directo y fluido con los usuarios, según refleja este estudio. Y concluye que los seguidores del PP en redes sociales, triplican a los del PSOE. Para que la estrategia comunicativa funcione, es necesario generar conversaciones con los usuarios, esto es, interactuar con ellos, convertirlos en protagonistas y, sobre todo, lanzar el mensaje sin que parezca institucional o propagandístico. Transmitirlo adecuadamente para que llegue a los ciudadanos, se traduce en las estrategias de marketing político, como el decálogo impulsado por el PSOE para la utilización de Twitter en las pasadas elecciones. Del éxito o fracaso de estas estrategias dependerá, en gran medida, la victoria del candidato.

El portavoz de nuevas tecnologías y miembro del comité de campaña del PPCV, Antonio Peral, manifiesta que la estrategia de su partido en las redes sociales se ha basado en “trasladar el mensaje de partido y hacer llegar las propuestas” dirigiendo los mensajes a simpatizantes y personas afines al partido ya que, según Peral, “no tiene sentido lanzarlo a personas con ideologías completamente opuestas”. Por otra parte, no ve inconveniente en que miembros del partido gestionen los perfiles de algunos candidatos, si se hace de forma transparente, porque en ocasiones “éstos no tienen tiempo”. Respecto a la influencia del movimiento 15-M en las elecciones, apunta que “apenas han tenido incidencia en los resultados”. En todo caso, señala que “han beneficiado al Partido Popular y han perjudicado al PSOE, ya que han generado un abstencionismo en el voto de izquierda”.

Gracias a las redes sociales es posible prever con más o menos acierto los resultados de las elecciones, atendiendo a determinados factores como el número de seguidores, la periodicidad de las actualizaciones y el uso que se le den a las mismas. E.life España, empresa líder en Inteligencia de Mercado en Social Media, presentó en abril los resultados de un estudio sobre lo que opinaban los españoles en Twitter de los principales candidatos a las pasadas elecciones municipales en Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla. Mediante una herramienta almacenaban todos los tweets que mencionaban a un candidato generando informes, acerca del volumen de tweets de cada uno de ellos por día o semana, los twiteros más influyentes que hablan de los candidatos, cuántas veces un tweet fue reenviado (retweet), los principales temas comentados e, incluso, el tweet más importante del día. Este estudio demostró que los candidatos que utilizaban de una forma eficaz esta red social, acabaron ganando las elecciones. Además de los resultados, las redes sociales han permitido hacer una estimación del número de votantes de las pasadas elecciones. Es el caso de Tuenti, que aportó algunos datos sobre la participación de los usuarios, como el hecho de que el 24,3% de ellos van a votar por primera vez, o que el 52% son mujeres, además de contabilizar el número de personas que se unieron a la página Democracia Real Ya. Por todo ello se han convertido en auténticas bolas de cristal.

El auge de las redes sociales ha permitido a los usuarios conocer mejor a los candidatos, pero también han abierto la puerta a la denuncia por parte de los ciudadanos, obligando a los políticos a tener que pagar un peaje muy caro para poder emprender el siempre difícil camino hacia el poder.

Despiece 1:  La empatía se traduce en seguidores

Despiece 2: Batalla electoral en las redes sociales

Despiece 3: Las redes sociales desnudan a los políticos

Anuncios