Usos y desusos de los políticos en la Red

Posted on 14 junio, 2011 por

0



En el período de campaña electoral previo a las elecciones municipales -o nacionales-, las calles de cualquier población se ‘decoran’ con enormes pancartas impregnadas de mensajes políticos, invitaciones al voto o eslóganes sin sentido, eso sí, acompañadas siempre de una fotografía con el rostro del candidato a la alcaldía -o presidencia-. Una costumbre ésta, la de la pegada de carteles propagandísticos, sobre la que existen debates acerca de su efectividad o antigüedad. Desde luego, es una estrategia que aburre a la población, cansada de caminar por la calle y encontrarse políticos inmortalizados en cada esquina. En cambio, por parte de los candidatos, se considera “necesaria” esta forma de propaganda.

Pero, por si fuera poco, los políticos han encontrado otra vía para promocionar sus candidaturas en período de campaña: Internet, concretamente, las Redes Sociales. Ya en las anteriores elecciones nacionales, en 2008, la Red significó un nicho propagandístico importante para los partidos españoles. Famosa fue la iniciativa que impulsó Mariano Rajoy, en la cual, facilitando un número de teléfono, un contestador automático con la voz del líder del PP llamaba a los pocos segundos y saludaba con “Hola, soy Mariano Rajoy ¿Dónde te has metido? Te estamos esperando”. Una idea que, además, invitaba a los usuarios a enviar vídeos electorales realizados por ellos mismos.

Los blogs personales y las páginas Web también tuvieron protagonismo en aquellos comicios. Sin embargo, estos espacios y promociones no gozaron de una larga vida. Las elecciones llegaron el 9 de marzo y, desde el día siguiente, una gran mayoría de estos sitios Web dejaron de funcionar, abandonados tanto por parte de los miembros de los partidos victoriosos como de los perdedores. Así, el blog de Esteban González Pons, del PP de Valencia, quedó fuera de servicio el día 12 de marzo, mientras que la Web de Federico Trillo, de los populares alicantinos, quedó inaccesible incluso dos días antes de las elecciones.

La e-campaña electoral anterior a los últimos comicios municipales dejó de lado el espacio que ofrecían blogs y portales personales, para centrarse en las Redes Sociales. Numerosos candidatos a alcaldías o presidencias autonómicas se hicieron cuentas en Facebook y Twitter, espacios donde, de cara al público, buscaban acercarse más a los usuarios y posibles votantes mediante una conversación más directa. Sin embargo, no sucedió así. Las RRSS sirvieron para que, una y otra vez, los candidatos lanzaran repetitivos mensajes y descalificaciones al bando contrario. Bastante cansada estaba ya la gente de pasear por la calle entre carteles de propaganda política, como para, además, recibir más promesas de incierta veracidad también vía Internet.

Incluso algunos periodistas advirtieron el insistente interés que los candidatos mostraban en ‘agregarles’ como amigos en Facebook, o conseguir que fueran sus seguidores en Twitter. Cristina Medina, de Radio Elche Cadena SER, asegura que recibió tantas solicitudes de amistad de políticos ilicitanos en Facebook, que no tuvo más opción que aceptarlas y crearse otra cuenta “estrictamente privada”. La clase política es consciente de que las Redes Sociales son una fuente de información en crecimiento para los periodistas, por ello quieren ganar presencia en ellas. Pero tan importante es la influencia en estos espacios como el buen desarrollo de los mismos, pues el uso excesivo y confiado de estas herramientas en campaña política también ha provocado determinados errores.

Alejandro Soler, ex alcalde de Elche y actual concejal del PSOE, se agasajó a sí mismo en Twitter. “@AlejandroSolerM Eres un crack! Gracias por ser como eres. Estoy muy orgulloso de que seas mi Alcalde y de poder participar en tu campaña”, rezaba el twit ‘chivato’. Durante una conferencia sobre periodismo y política en la Universidad Miguel Hernández de Elche en la que el propio Soler intervino, en sus cuentas de Facebook y Twitter aparecieron sendos mensajes que informaba de su ponencia él hablaba a los asistentes. Curiosamente, el que fuera candidato socialista no tenía en sus manos ningún aparato tecnológico que le permitiera ‘twittear’ o ‘postear’ en Facebook. Pero entre el público se encontraba la jefa de comunicación de su campaña, que ejercía de ‘Community Manager’, informando a cada minuto sobre las acciones de Soler, una práctica habitual entre los candidatos de los distintos partidos.

De nuevo, abandono tras las elecciones

Al igual que sucediera en 2008, los políticos han abandonado la mayoría de espacios cibernéticos que han utilizado durante la etapa previa a los comicios electorales. Es el caso también de Alejandro Soler, cuyo último twit data del 22 de mayo, día de las últimas elecciones municipales donde perdió la alcaldía de Elche frente a Mercedes Alonso, del PP.

¿De verdad han pretendido los políticos conversar con los ciudadanos a través de las Redes Sociales o, por el contrario, las han utilizado como un muro más donde pegar su cartel y mostrar el rancio eslogan de siempre? Desde luego, la estrategia utilizada no ha sido la adecuada. Conectarse a Internet y darse un atracón de twits y mensajes en Facebook cada cuatro años no es sinónimo de acercamiento con el usuario.

Anuncios
Posted in: # Número 5